miércoles, 8 de junio de 2011

Nadie estaba ·~

Sus lágrimas caían con fuerza, una gota tras de otra,y ella sentía un dolor en su interior, ese al que le llaman soledad.


Nadie estaba a su alrededor, sólo muebles, cosas inertes, con las que no podía hablar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario